Asalto a PROSEGUR en Paraguay: Por tres horas Ciudad del Este, se convirtió en zona de guerra.

Policiales

La identidad de los atacantes

Por el momento no queda muy claro quiénes fueron los responsables del ataque a la empresa de caudales PROSEGUR, en ciudad del Este, Paraguay. En un primer momento se pensó que fue un grupo de narcos Brasileños, después los policías que estuvieron bajo fuego hablaban de integrantes del Ejército popular paraguayo (EPP) la trasnochada guerrilla que desde hace algún tiempo asola a los hacendados del norte de ese país, a quienes secuestra exigiendo grandes sumas de dinero para devolverlos con vida a sus familiares. Y una tercer hipótesis habla de ex militares mercenarios que se han convertido en verdaderos asalta bancos empujados por la ambición de llevarse grandes sumas de dinero como ha sucedido este lunes. Un policía, que pudo hablar con los medios telefónicamente, advertía que “esto no es solamente un asalto a PROSEGUR” fundamentando el hecho por la capacidad de fuego que tenían los atacantes y una depurada estrategia militar para realizar un asalto que tuvo en vilo a la ciudad por espacio de tres horas. Este policía, sin tener la total certeza cree que los atacantes serían, integrantes del Partido Comunista y del Ejercito Popular Paraguayo: “Al parecer el EPP y el PCC estarían aliados y quieren un derrocamiento.”

 

El ataque a Prosegur

Según la policía paraguaya, pasada la medianoche un grupo de unas 50 personas, se desplego por las calles de Ciudad del Este, en diferentes equipos con un fines específicos, convirtiendo el lugar en una zona de guerra. Mientras un grupo buscaba distraer a los policías incendiando vehículos y haciendo estallar proyectiles de grueso calibre, otro evitaba que los policías no pudieran recoger las armas en su base para repeler el ataque. De esta manera, mientras los policías bajo fuego no atinaban a moverse del lugar, otro grupo ataco la base de PROSEGUR con explosivos. Al parecer tenían 7 pero solo utilizaron tres, con los que lograron derribar las gruesas paredes de concreto y llegar a la bóveda donde comenzaron a cargar los sacos de dinero que encontraron. La policía cree que antes de la una de la madrugada, el dinero y estaba cargado en los tres camiones blindados que fueron robados a la misma empresa de seguridad. Poniéndose a la fuga mientras su retirada era cubierta por otro grupo. Lo que sucedió a las tres de la madrugada. Dejando tras suyo un edificio destruido y vehículos incendiados a lo largo de su trayecto.

 

Nadie los detuvo

 Según ABC Color, que envió un corresponsal al lugar, muy cerca de la zona de guerra, la 3° división de Infantería del Ejercito Paraguayo,  se encuentra a unos 5 minutos de marcha, del lugar de los hechos. Sin embargo los militares no intervinieron en la represión de los atacantes habida cuenta no tenían orden presidencial para actuar. Y si lo hubieran hecho estarían violando lo que establece la Constitución del Paraguay. Es por eso que en su fuga, los atacantes cruzaron frente al cuartel sin que nadie les silbara. A pesar que intramuros una centena de militares se mordían de la bronca por no poder detenerlos. Tras ellos cruzaron los patrulleros policiales, que se vieron sorprendidos por una cantidad no determinada de clavos “miguelitos” que imposibilitaron la persecución y quienes atinaban a esquivarlos, recibían una lluvia de balas que les impedían avanzar, según relato un alto jefe policial a los periodistas paraguayos.  Como corolario, al abandonar la zona los delincuentes se dividieron. Un grupo de ellos tomó hacia Hernandarias, otro tierra adentro de Ciudad del Este y el tercer grupo hacia Presidente Franco, lo que obligo a los policías a perseguirlos individualmente, mientras los camiones con la plata se habría dirigido hacia Caaguazú. Asalto a PROSEGUR en Ciudad del Este: por tres horas la ciudad se convirtió en zona de guerra. Un grupo fuertemente armado, con tecnología de punta sorprendió y controlo a la policía paraguaya mientras otro grupo derrumbo las paredes de la empresa PROSEGUR, llevándose, según los medios paraguayos, unos 40 millones de dólares.  La información que circula por las redes sociales, hablan de un número aún no determinado de policías muertos durante el ataque, aunque la prensa oficial habla de una sola baja, que sería el guardia de seguridad que custodiaba el acceso a la empresa.  Las fuerzas policiales e investigativas de ese país, tampoco se ponen de acuerdo al momento de identificar a los atacantes. Algunos hablan del Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), otros de exmilitares que trabajan para narcos brasileños y otros los sindican como exmilitares paraguayos del Primer Comando Capital (PCC) convertidos en delincuentes, que se especializan en este tipo de operaciones.