En Entre Ríos, un pequeño que padece cáncer adoptó a un anciano afásico y la historia se convirtió en viral en las redes sociales

Información General

Tiziano y Tano. Una historia de amor que le cambió la vida a este albañil de 55 años abandonado por su familia

 

 

Tiziano notó que Tano tenía hambre

Una fría mañana, en la provincia de Entre Ríos, cuando la mamá de Tiziano, Florencia, lo llevaba al jardín de infantes, Tiziano notó que en la calle estaba un hombre (Tano) pasando frio y quizá con hambre, pensó. Asi que le pidió a su mamá que le comprara bizcochitos. "Vamos a comprarle algo al abuelo" dijo y con su mamá Florencia, fueron a comprarles bizcochitos y un sándwich. Al dárselo, Tiziano le preguntó: "¿Abuelo estás contento?". Emocionado, Tano le respondió con una sonrisa: "Sí, mi hijo". Y les agradeció, contándole que necesitaba calzados porque tenia los pies lastimados. Con esa promesa vigente, Florencia llevando a Tiziano al Jardín, volvieron a hacer el mismo camino, pero no lo encontraron al anciano. Tano no estaba, pero Tiziano no se dio por vencido y le pedía a su mamá, que recorrieran el mismo trayecto, cosa que la madre de Tiziano hizo  durante semanas hasta que volvieron a verlo. Y desde ese día no se separaron más.

 

 

 

Volver a empezar

Entrevistada por la televisión nacional, Florencia dio detalles de este desconocido al que su hijo pidió adoptarlo. Tano, el abuelo tiene 55 años, trabajaba de albañil y fue abandonado por su familia. Al reencontrarlo, después de semanas sin verlo, Tiziano volvió a comprarle un sándwich y en auto lo llevaron a su casa. La familia lo adoptó. “Tano quiere estar bien, prosperar, quiere cuidar su salud, vamos a hacer lo posible para ayudarlo”, relató Florencia. Y fue Tiziano, este pequeñito que le está dando la batalla al cáncer, quien cambió la vida de Tano con este gesto de amor. Atrás quedaron los días grises, que vivió en la calle. Ahora duerme bajo y techo y lo que es más importante tiene una familia.