La Asociación Argentina de Intérpretes (AADI) reconoció la trayectoria del Pato García en la octava edición de "Haciendo Caminos"

Culturales

El rostro exhultante de Ángel -el pato- Garcia en el momento de recibir la placa de reconocimiento de AADI - Imagen: PPA

 

El pato premiado y reconocido por AADI

“Haciendo caminos” es un festival que es organizado por la Asociación Argentina de Interpretes que persigue como objetivo fundamental, la difusión del trabajo artístico de los músicos de todo el país. Hasta el momento se han replicado más de 70 conciertos, y gracias a este recorrido se ha difundido a lo largo y a lo ancho de todo el territorio argentino miles de canciones hechas y escritas por cientos de artistas argentinos. Otros de los objetivos que persigue la Asociación Argentina de Interpretes es premiar la trayectoria de los artistas, como en esta ocasión lo hizo con Ángel –el pato- Garcia. Embajador itinerante de la música de misiones y de la región guaranítica. Funcionarios y músicos hicieron entrega de la placa al músico. Se hallaban presentes el Secretario General de AADI Zamba Quipildor, el Delegado Regional, Fabián Mesa acompañado por el secretario de Cultura y Turismo de la Municipalidad de Posadas, Christian Humada, quienes fueron los encargados de hacer la entrega de la placa conmemorativa a Garcia. Luego y como es su costumbre el Pato, luego de agradecer el reconocimiento,  entregó su música a los presentes, acompañado por sus músicos y amigos Rody Sánchez y Beto Encina.

 

Voces de jóvenes artistas engalanando la noche

El concierto dio inicio con la presentación de la nueva voz misionera joven, que cada día gana más adeptos en la provincia y fans en la región, se trata de Matías Macaya, quien presento "Tu alma dormida" de Expediente 113 y "Ada" de Gary Anadón en versión chacarera. Acompañaron al artista, Marcelo Kuzeck, Polak Fernández, Enzo y Pablo Aguirre. Luego fue el turno de Pamela Ayala, joven artista de Puerto Esperanza, con una voz clara para interpretar la música de misiones y que ha logrado, según quienes conocen de su trayectoria, mayor libertad corporal en el escenario,  que se refleja en una voz poderosa acompañada por movimientos corporales, producto, sostienen sus seguidores, del entrenamiento corporal que recibe, durante sus ensayos y actuaciones, junto al Ballet de la provincia en el Parque del conocimiento, acompañándolos en cada presentación que realizan. Y por último cerrando la noche, Fausto Rizzani  que con los chotis, galopas y polcas fue pintando con su voz historias y paisajes de la tierra colorada. Fausto estuvo acompañando por Darío Vega en batería, Leandro Yahni en teclados y Matías Franco en bajo. Con quienes interpretó dos temas inéditos: “Guaina misionera” y “A mi abuela paraguaya”.