Plazoleta “Beby” D’Indio será remodelada por la municipalidad. Quieren convertirla en un lugar de encuentro de músicos y coros

Culturales

La plazoleta en estado de abandono. El cartel hecho por un artesano fue remozado luego de ser destruido por desconocidos

 

Un escenario al aire libre

“El objetivo es convertir este lugar en un lugar de encuentro de la cultura y la música en general y para eso pedimos al intendente que nos ayude a remodelarla,”explico Susana de Coria, una de las más antiguas alumnas de la profesora y directora del Coro de la provincia.  En tanto el concejal “Pinky” Enríquez, que formo parte del grupo de alumnos y coreutas que fueron a ver el estado en el que se encuentra la plazoleta y la pequeña construcción que se encuentra en el centro de la plazoleta, se sorprendieron al ver que la parte inferior es utilizada como sanitario y depósito de basura por los ocasionales personajes en situación de calle que se reúnen allí a comer, a dormir y a hacer sus necesidades fisiológicas.  Pero no son los únicos. Tambien el lugar es ocupado, en especial los fines de semanas, por  turistas argentinos que cruzan a hacer compras al Paraguay y luego se quedan en la plazoleta  esperando a que los “paseros” les entreguen los objetos comprados,  evitando el control aduanero por una pequeña suma de dinero.

 

“Plaza de los bagayeros”

Asi se la conoce en el barrio, a la pequeña plaza que se ve al ingresar al país, desde Paraguay o al salir de la Argentina rumbo a ese país vecino. El lugar se ha convertido en un punto de encuentro de comerciantes argentinos y paseros, por lo que los vecinos la han rebautizado como la “plaza bagayo” o “plaza de los bagayeros”, como se los conocen en la frontera misionera, a quien vive del contrabando. Lo cual  es una ofensa a la memoria de una mujer, como Beby, quien entregó sus mejores años para formar lo que es hoy el coro de la provincia de Misiones que tantos premios a cosechado en multitudes de escenarios internacionales y nacionales exponiendo la cultura misionera. Pero este lugar que la ciudad otorgo para mantener viva la memoria de una pionera de la cultura, se encuentra en este lamentable estado. Y son sus alumnos más antiguos quienes buscan recuperarla con la actual gestión para el bien de la comunidad. Un gesto loable, siempre y cuando se cumpla y no quede solo en promesas.